05/07/2012

DE PRIVATIVO A GANANCIAL, EXENTO: TODO QUEDA EN FAMILIA.

Con alegría recibimos la respuesta de la Dirección General de Tributos a una consulta en relación a la aportación a la Sociedad de Gananciales de un bien privativo de uno de los cónyuges, en el que deja por fin aclarado que las aportaciones de bienes privativos de los cónyuges a la sociedad conyugal está exenta del impuesto en virtud de lo expuesto en el artículo 45.I.B).3 del Texto Refundido del Real Decreto Legislativo 1/1993 de 24 de septiembre.

Hasta ahora la Dirección General de Tributos y por ende, las Oficinas Liquidadoras del Impuesto de las Comunidades Autónomas, entre ellas, la de la Comunidad Andaluza, entendemos que de una manera partidista y haciendo caso omiso a la Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 2 de octubre de 2001, nº de recurso 8857/1999, Ponente: D. Jaime Rouanet Moscardo, distinguía entre las aportaciones de naturaleza gratuita u onerosa, liquidando las aportaciones gratuitas como si se constituyera una donación sujeta al Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, acogiéndose a que la normativa de dicho tributo no recogía bonificación alguna para este tipo de donaciones.

Durante estos años y a pesar de lo que los Tribunales Superiores de Justicia, han aceptado de una manera pacífica la Sentencia del Tribunal Supremo a la que antes hemos hecho referencia, y por supuesto, entre ellos el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía de la Sala de lo Contencioso Administrativo, los contribuyentes han visto desestimadas sus reclamaciones en el Tribunal Económico Administrativo Regional de Andalucía, teniendo que interponer Recurso Contencioso Administrativo, con los perjuicios económicos que eso conlleva, entre ellos el pago de la liquidación o la suspensión de la misma mediante aportación de un aval.

Esperemos y confiemos que a partir de ahora, los Tribunales Económicos Administrativos, y entre ellos Andalucía, también recojan de una manera pacífica en sus Resoluciones las Sentencia del Tribunal Supremo, las sentencias de los Tribunales Superiores de Justicia y la Doctrina de la Dirección General de Tributos, en la que quede de manifiesto, lo siguiente:

"La exención de las aportaciones de bienes y derechos verificados por los cónyuges a la sociedad conyugal, las adjudicaciones que a su favor y en pago a las mismas se verifiquen a su disolución y las trasmisiones que por tal causa, se hagan a los cónyuges en pago a su vez de gananciales."

Todo ello no viene mas que a dejar de una manera clara y fehaciente que debe de distinguirse entonces entre trasmisiones de bienes privativos entre cónyuges, que sí quedan sometidos a tributación, y bienes privativos de un cónyuge de forma onerosa o gratuita a la sociedad de gananciales, caso en el que el bien adquiere tal naturaleza con todas sus consecuencias, en cuanto administración, régimen de responsabilidad y destino en caso de disolución.

Por último, dejar constancia que todas aquellas liquidaciones que hayan sido pagadas, por este concepto pueden ser recurridas por los sujetos pasivos, siempre y cuando no haya prescrito, solicitando la devolución de ingresos indebidos, en principio a la Oficina Liquidadora correspondiente, y posteriormente, y en caso de silencio negativo o resolución desestimatoria, dirigiéndose al Tribunal Económico Administrativo, y así mismo, y posteriormente y en caso de silencio negativo o resolución desestimatoria, interponiendo Reclamación Contencioso Administrativa ante los Tribunales Superiores de Justicia.

 

Anexos:

.- Sentencia del Tribunal Supremo de 02 de octubre de 2001.

.- Sentencia Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, que ha sido facilitada por el Despacho del abogado Mauro Guillem Posadas, cuya defensa jurídica ha sido llevada a cabo por este letrado de Córdoba.

.- Consulta Vinculante V2575-11.

 

Para consulta sobre esta noticia/información: contacta@unproblemadetodos.com

Fuente: www.unproblemadetodos.com
    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecer contenidos adaptados a sus intereses. Si sigue navegando sin cambiar la configuración, consideramos que acepta su uso. Ver nuestra política de cookies